Infografía cuando se fueron las bestias

Puedes comprar el libro en la web de Ediciones Hati haciendo click en este enlace.

Sinopsis

La otra gente apareció y se llevó a las bestias. 

Años más tarde, en Monte Cano, Ivet está a punto de graduarse. La ceremonia donde se recuerda a las bestias será el primer paso hacia una nueva vida lejos de su pueblo. Sin embargo, después de la fiesta, una chica desaparece e Ivet está obligada a recordar a los que se fueron. El pasado es complicado. Las personas olvidan, pero Ivet se niega a ello y, junto a Nahuel, se propone descubrir la verdad. Para entender el presente, tendrán que averiguar qué ocurrió cuando se fueron las bestias.
¿Dónde está la barrera entre leyenda y realidad?

Opinión

Cuando se fueron las bestias es un libro que transmite melancolía. La personalidad adolescente de Ivet está muy bien conseguida. La historia está entretenida aunque te da la sensación de que necesitaba un poco más de tiempo en el horno, es como un libro a medio cocer pero con potencial.

Conseguí este libro porque ayudé con el crowdfunding para que naciese la editorial, me llamó la atención el título y la sinopsis y decidí leerlo.

La historia me ha gustado, el problema es que no estaba completa, o al menos tenía esa sensación. Ocurren cosas que no sabes por qué y no lo explican en ningún momento. Te empiezan hablando de “las bestias” y “la otra gente” y hasta casi el final del libro no sabes quiénes son, es más, he acabado el libro y sigo sin tener claro quién es quién.

Hay algunas faltas de ortografía que hacen que pierdas el ritmo de lectura y te sacan por completo de la historia.

Por otro lado los personajes, el único personaje al que llegas a conocer es Ivet, la protagonista, y la personalidad de adolescente está muy bien conseguida, de vez en cuando actua de forma madura y otras veces es una cría que actúa de una manera muy infantil. El resto de personajes, Sierra, Gavril, Udara, Nahuel, etc.; por decir algunos, no llegas a conocerles, por eso cuando hacen algo raro para que avance la trama te quedas con cara de: “Ok, ¿y por qué ha hecho eso?”.

La historia avanza lentamente, a mitad del libro coge algo de ritmo y se resuelve todo de manera atropellada en las últimas 20 páginas. Literal, 20 páginas antes del final del libro está el clímax de la historia y se resuelve en ese espacio tan corto.

Cuando se fueron las bestias es una historia que transmite melancolía, una sensación de pérdida constante, que al fin y al cabo es lo que quería transmitir la autora. La historia habría estado mejor si se hubiese dejado un poco más en el horno y se le hubiese dado una segunda revisión para exterminar esas faltas ortográficas, te da la sensación de libro a medio cocer pero que tiene potencial.

3 de 5 estrellas

Pin It on Pinterest

Shares
Share This